jueves, 14 de julio de 2011

Luz Patricia Mejía, promotora del aborto, debió retirarse por la puerta de atrás del Congreso.


Luz Patricia Mejía, relatora de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), debió retirarse por la puerta de atrás del Anexo de la Cámara de Diputados de la Nación tras el acalorado y mantenido repudio que su visita causó entre los más de 1000 autoconvocados que cortaron el tránsito frente al Congreso y los oyentes que asistieron a la Jornada Pública convocada por la Comisión de Legislación Penal, que planea volver a debatir sobre la despenalización del aborto.
Mejía, venezolana y actual relatora especial para los derechos de las mujeres para Argentina, Bolivia y Ecuador, sostuvo durante el encuentro que "para la CIDH, el aborto legal no es contrario al Pacto de San José de Costa Rica". No obstante, el artículo 4 de la Convención reza: “toda persona tiene derecho a que se respete su vida a partir del momento de la concepción”. Sobre este punto hicieron foco muchas de las críticas recibidas, puesto que estaría contrariando los principios fundamentales de la Carta que da origen al organismo que representa.
La disertante, que se presentó tarde ante un auditorio completo tanto por promotores como detractores del aborto, dejó en claro que el derecho a la objeción de conciencia para los médicos debe reprimirse ante situaciones extremas. En seguida, los dichos de Mejía provocaron la respuesta del público presente.
Fuertes cruces y controversias por la convocatoria.

Durante la reunión se produjeron cruces verbales entre diputados que se pronunciaron a favor y en contra de interferir la vida en gestación. Ivana Bianchi, del Peronismo Federal, apuntó sobre la condescendencia de Juan Carlos Vega (pte. de la comisión), para con los promotores del aborto y pidió que se llame a una “audiencia real” donde se debata a fondo con vistas a legislar.
Por su parte, la diputada Cynthia Hotton, próxima a cumplir su mandato, vapuleó a Vega cuando expresó que este tema sólo está presente “en la agenda personal del presidente de comisión”. “Vega lo que quiere es cámara”, declaró en la salida, tras denunciar una movida del legislador cordobés a fin de ganar consenso para ingresar en la Corte de Justicia Internacional.
Al momento de la ronda de preguntas, la precisión de los detractores del proyecto y el titubeo generalizado de las promotoras de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, obligaron a Vega a convenir rápidamente un cierre de sesión, en la que no dejó establecido cronograma alguno, aunque aclaró que mantendrá el tema en vigencia.
Luego de levantada la sesión, Mejía demoró su salida del recinto, que finalmente se concretó por la puerta trasera del Anexo, en Bartolomé Mitre y Riobamba.

Escribe Ezequiel M. Chabay de Por una crónica blanca.

3 comentarios:

  1. esta bueno que se proteste en contra de la gente que esta fomentando la despenalización del aborto, siempre que se haga sin actos de violencia, porque ensuciamos lo que defendemos, que el derecho a la vida.

    ResponderEliminar
  2. Yo estuve ahí y no ve ningún acto de violencia

    ResponderEliminar
  3. Me alegro que haya gente que todavía tenga valores. Legalizar un crimen es el principio del fin. ¿Qué queda después de empezar a matarnos entre nosotros?

    ResponderEliminar