miércoles, 25 de enero de 2012

Miles marcharon en Washington para defender la vida y exigir la abolición del aborto

Por D.R.D.

Multitudes marcharon por la capital estadounidense
El lunes pasado se llevó a cabo una marcha que convocó a cientos de miles de personas en la capital estadounidense bajo el eslogan de "39 años son suficientes", en alusión al trágico y largo período transcurrido desde el fallo Roe v. Wade, que despenalizó el aborto en Estados Unidos en 1973. Se dirigieron desde el centro hacia la Corte Suprema para exigir la derogación del aborto y defender el derecho a la vida desde la gestación hasta la muerte natural. La manifestación fue ignorada ampliamente en los grandes medios de comunicación.
            La respuesta multitudinaria a la marcha que se realiza desde 1974, pese al frío y la lluvia de este año, “llama la atención sobre este legado insostenible (de la decisión de la Corte Suprema) y trata de hacer comprender a los dirigentes que deben eliminarla del futuro de Estados Unidos”, manifestaron los organizadores de la “March for Life”.
            Se destacó la presencia de jóvenes y de muchas familias, con enormes pancartas con lemas como "Primero voto a favor de la vida", “Defiendan la vida” y "Enfréntalo... el aborto mata una persona", miles de globos con la leyenda “Vida”.



El caso que abrió las puertas al aborto

            En 1973 el aborto inducido se legalizó en Estados Unidos. La puerta la abrió un fallo en la causa Roe vs. Wade, que obtuvo una votación de 7 contra 2 del Tribunal Supremo de Justicia de los Estados Unidos. Roe solicitaba abortar, porque su embarazo habría sido producto de una violación. Pese a poseer corazón, cerebro y ser biológicamente un ser humano, se dictaminó que no era sujeto de protección legal.
Norma McCorvey
            La actora, conocida bajo el nombre ficticio de Roe, se arrepintió de su decisión y de que su causa fuera motivo para la legalización de millones de abortos (alrededor de 50 millones en los Estados Unidos). Norma McCorvey (su nombre verdadero) develó décadas más tarde cómo las malas artes de abogadas feministas le manipularon para impulsar el aborto en su país. Fue convencida para solicitar autorización judicial para abortar.
Ella reunía “los requisitos”: “Eres blanca, eres joven, y quieres abortar”, le dijeron sus abogadas. En su ingenuidad la convencieron de que el niño era en realidad sólo un pedazo de tejidos. Norma nunca estuvo ante el juez, nunca testificó ni estuvo presente en ninguna de las audiencias de su caso. Por ello años después declaró: “El caso entero fue una abstracción (…) En cierta forma mi exclusión y la exclusión de los hechos reales significativos en el caso Roe contra Wade son un símbolo de cómo la mujer de nuestra nación y sus experiencias en abortos han sido ignoradas en el debate nacional por la industria abortista. Lo que se presenta es lo que la industria abortista piensa que es bueno para la mujer, no la realidad de sus experiencias”.
Actualmente Norma McCorvey milita en organismos provida. En 2004 radicó una demanda judicial para la derogación de Roe v. Wade.
Hace unos meses se estrenó una película llamada Doonby, un thriller psicológico sobre una mujer que en la década de 1960 decidió terminar su embarazo. En este film, ella aparece como un personaje clave que intenta persuadir a una mujer joven de no someterse a un aborto

No hay comentarios:

Publicar un comentario